Inicio » ¿Y tú qué opinas?

¿Y tú qué opinas?

Sección donde publicaremos tus artículos, reflexiones, ideas, cartas, pensamientos y demás que quieras compartir con nosotros.

 

LA OTRA CARA DE LA RIADA

Dicen que después de la tormenta llega la calma, no sé qué decir que llega después de una riada desastrosa y devastadora, cuyas consecuencias tardaremos mucho en poder olvidar y subsanar.

Sin entrar en el debate de si esta catastrófica riada pudo o no ser evitada, allá cada uno con su conciencia, me gustaría referirme única y exclusivamente a la labor que se hizo después de la riada. Y no me voy a referir al tema humanitario en exclusiva, sino en su conjunto y en especial a las victimas silenciosas de esta tragedia natural, influida por la mano del hombre.

Han sido muchas las victimas de esta tragedia, humanas por la pérdida en algunos casos de todo su patrimonio y animales, en cuyo caso estamos hablando de perder su vida. Pero el caso dramático de esta historia, no son las cantidades económicas que han sido cuantiosas, sino las vidas de seres indefensos que ante tamaño desastre natural, no tuvieron la mas mínima posibilidad de poder salvar su vida.
Ante esta indefensión, solo quedaba resignarse ante la fuerza de la naturaleza o luchar por su dignidad, que era su vida. Y en este punto es donde se centra mi breve relato y mi mas sincero agradecimiento, por que entre tanta desidia, desilusión, desgana y egoísmo, he podido saborear las largas horas de lucha y barro, de sonrisas y agua sucia, de llantos, animales y humanos, gritos y pasión a la hora de defender una causa que a la vista de la sociedad general puede ser una pérdida de tiempo y esfuerzo, pero que visto las innumerables y extasiantes horas de trabajo, me reconfortan y me reafirman con el ser humano.

Sin los innumerables colaboradores que desinteresadamente han ayudado a que esta tragedia no haya sido aun mayor y a que las consecuencias de la misma sean conocidas por el resto de la sociedad, esta labor no hubiese sido posible.
Gente de todos los rincones de España y de distintas clases en una causa común: salvar y defender a aquellos que el egoísmo y la avaricia le privaron de su única oportunidad de salvarse, los animales que estaban en todas aquellas granjas y terrenos anegados por el agua. Compartir horas de ilusión, lucha, fatiga, lloros, risas, gritos, barro y suciedad, quedan recompensados al ver que una vida de aquellos que no pudieron escapar, era salvada.

Las horas de sueño y cansancio, quedan atrás cuando uno ve que el esfuerzo ha valido la pena, ya no por las vidas salvadas, que podían haber sido muchas más con un poco de colaboración tanto de instituciones como de ganaderos de la zona, sino por el saber que todo ha merecido la pena, puesto que la lección personal que uno se queda con esta experiencia es imborrable.

Por todo ello, por las personas que estuvieron allí, las que no estuvieron pero estaban detrás de nosotros, familiares y amigos, por las vidas que se pudieron salvar y las que desgraciadamente no se salvaron, no puedo dejar de emocionarme al recordar todas esas jornadas de esfuerzo, ilusión y trabajo.

Gracias de corazón.

Alfredo Navarro Rubio
Familiar de una rescatista de animales de la riada.

 

CRÓNICA DE UNA TRAGEDIA

Zaragoza, Marzo de 2015.
El río Ebro llega con un caudal de 2.610 m³/s sobre las 02:00 a.m. el día 2.
Son muchos los pueblos afectados, es la cuarta crecida en pocas semanas y la tierra está saturada de agua, la crecida supera todas las previsiones y el río se lleva todo por delante; casas, carreteras, caminos, campos, granjas… Todo.

Para muchísima gente ha sido una tragedia, muchos han perdido sus casas, han perdido sus tierras, han perdido su modo de vida. Los daños causados se estiman en más de 100 millones de euros.

Pero hubo una tragedia silenciosa y silenciada que tuvo un efecto mucho más devastador para quienes la sufrieron, porque ellos lo perdieron absolutamente todo; perdieron su vida.

Muchos de ellos fueron dejados atrás en sus hogares, esos que compartían con sus compañeros humanos que sí escaparon del desastre, algunos entre lágrimas por no poder llevárselos consigo, muchos sencillamente los dejaron atrás como todos los demás enseres, como un objeto más que pudiera ser sustituido.

Otros no tuvieron ni la oportunidad de ser evacuados de su hogar, porque no tenían un hogar ni un compañero humano que les auxiliara. Ellos habían nacido condenados, su vida solo era valorada por el beneficio que pudieran producir para los humanos, a ellos no los habían elegido como compañeros sino como alimento.
Sus dueños lamentaron su pérdida como aquellos que lamentaron las pérdidas de sus bienes materiales. Mucho trabajo perdido, muchos miles de euros. Mientras,  ellos sufrían el frío, el miedo, el dolor… pedían auxilio desesperadamente en un grito que no podía ser escuchado, porque los objetos, lo que son a ojos de la mayoría, no hablan…

Pero algunos humanos sí que los entendíamos: “¡¡¡Ayuda por favor, nos estamos ahogando!!! ¡¡¡tenemos miedo, tenemos frío, hambre!!! ¡¡¡mi hermano ha muerto, no me dejéis aquí!!!…”
Eso gritaban desesperados, y por eso nos movilizamos. No eran para nosotros pérdidas económicas, eran individuos que estaban sufriendo y necesitaban ayuda urgente. Pero aquellos que no podían escucharles no nos dejaban ayudarles. Decían que era peligroso, que por bioseguridad no se podía hacer nada, que sin cadáveres no había indemnización. Y a la impotencia y el dolor por ver cómo eran tratados esos individuos se sumó la rabia, un dolor y una rabia indescriptibles. Ellos, los que aún vivían, seguían pidiendo ayuda… ¿Cómo podían dejarlos agonizar de esa manera? ¿Por qué no nos dejaban llevarlos a un lugar seguro? ¿Por qué no habían abierto las puertas sin más para que al menos tuvieran una oportunidad?… ya sabíamos la respuesta, pero saber que en ese preciso instante estaban muriendo ahogados, de frío o hambre y que podía haberse evitado nos superaba. Habían nacido para morir, ese era su destino, morir para generar un beneficio, ya fuera en forma de compra en un supermercado o para cobrar una indemnización.

Algunos pudieron ser rescatados de ese infierno: animales “de compañía” que esperaban en los tejados de sus casas, encaramados en sitios altos, en montículos, en pequeñas parcelas de tierra aisladas del agua, animales “de consumo” cuyos gritos desesperados encontraban respuesta y por fin recibían la ayuda que tanto habían esperado… Todas las personas que escucharon sus gritos y acudieron a auxiliarles, que se mojaron, se embarraron, se enfrentaron a aquellos que les negaban el paso y sufrieron amenazas de todo tipo, todas ellas lamentaron la tragedia, pero sus lágrimas eran diferentes a las del resto, sus lágrimas eran por el dolor que esos animales habían sufrido, por su miedo, por las vidas arrancadas, por los olvidados, por los gritos que no obtuvieron respuesta, y por aquellos para los que la ayuda había llegado demasiado tarde, y sus cuerpos no aguantaron más…

Para nosotros la tragedia tiene otro significado, porque la hemos vivido a través de la mirada aterrorizada de los que más sufrieron, desde un prisma más profundo y doloroso, uno que desgraciadamente, no todo el mundo es capaz de ver.

Lorena Mata, “veganhopera” y activista.

 

COMO CADA SEGUNDO MARTES DE SEPTIEMBRE …

Existe en España un pueblo llamado Tordesillas, en el habita una especie humana distinta a las demás, en ese pueblo su gente amenaza a familias, quema negocios, coches, presiona para que abandonen sus hogares todo aquel que se manifiesta en contra de su tradición…

Hace 500 años según ellos que mantienen una tradición, consiste en soltar un todo de lidia en el pueblo, bajarlo hasta la vega, allí será torturado con miles de lanzas, provocándoles heridas, hemorragias internas, vómitos, desgarros y un sinfín de barbaridades hasta que caiga abatido y no pueda más, allí se le rematara con un cuchillo y se le cortara sus partes íntimas como trofeo. El animal intentara luchar, cornear, correr, escapar hasta que no le quede ya aliento ni fuerzas, nadie tendrá piedad de él, nadie de ese pueblo velara por su vida, todos subidos a caballos, lanzas en mano o corriendo estarán sedientos de sangre y violencia y acabaran con su vida sin piedad.

Desde hace 9 años un partido PACMA lucha contra esta barbarie en despachos, denuncias, manifestaciones, actos, reuniones, viajes a Europa y un largo etc etc, Desde hace 3 años un grupo de activistas se presentan en ese pueblo el día del torneo para intentar salvar la vida del toro. Uno de esos años estuve yo….. Cuando entrar en el pueblo es como viajar en tiempo, existe una megafonía que va continuamente repitiendo los datos del toro, y piden irónicamente que no se maltrate al animal…. Que no se maltrate al animal…….. Que no se maltrate al animal…. Sus gentes van por las calles serios, con caras de pocos amigos, con lanzas en las manos, en sus caballos subidos y parece que nadie está de fiesta, bajan todos ansiosos, con los ojos inyectados en sangre hacia la vega…. De repente sonó un petardo muy fuerte, habían soltado al toro, todos los activistas intentamos interceptarlo para que no entrara a la vega pero la guardia civil nos lo prohibió, entonces decidimos ir a la vega y allí plantar clara…. Unas 5000 personas nos rodearon, amenazándonos y e insultándonos, nosotros seguimos nuestro camino, seguimos con nuestro objetivo y al llegar a la vega Volante ya estaba muerto…. Cientos de caballistas con sus lanzas apuntándonos a nuestra cara venían desde la vega a nuestra posición al galope… miles de personas insultándonos y amenazándonos con cuchillos, con sus propias manos y de repente…… Empezaron a llover piedras, piedras del tamaño de un brazo humano, piedras por todos los lados y lanzas apuntándonos a menos de un palmo, varias personas fueron agredidas estirándoles del pelo, otras varias alcanzadas por las piedras y a mí en concreto me tiraron al suelo de un enganchón en el pelo y casi me atropellan en dos ocasiones delante de la guardia civil. Todos los activistas fuimos denunciados y nos pidieron la documentación, de los Tordesillanos ninguno…. Niños de apenas 7 años con lanzas en mano, insultándonos y haciendo gestos amenazantes de que nos iban a matar, mujeres llamándonos PUTAS y los hombres intentando golpearnos de una manera u otra acorralándonos en varias ocasiones. La guardia civil del pueblo, riéndose en nuestra cara diciendo que si tanto miedo teníamos que no fuéramos allí a dar por el culo y mientras tanto… Vulcano abatido, humillado, torturado y asesinado mientras el Alcalde de Tordesillas era testigo y su cara de felicidad esa abrumante.

Lo más curioso es que una vez que el toro fue asesinado, todas las caras cambiaron, de estar serias a alegres, ponían música, bailaban y bebían y festejaban aquella barbarie y las agresiones a los activistas….

Esto es lo que ocurre cada segundo martes de septiembre en un lugar de España llamado Tordesillas.

Firmado:

Una activista por los derechos de los animales

 

TODO TIENE UN “QUIEN” Y NO UN “QUE”

La historia de la humanidad está repleta de acciones e ideas que sostienen y pretenden justificar la superioridad del ser humano sobre los animales. Las reflexiones acerca de la no igualdad entre los seres humanos y los animales, se justifican asumiendo que la evolución del ser humano ha sido superior a la evolución de los animales.

Lo seres humanos consideran a los animales seres inferiores susceptibles de ser utilizados en beneficio de la especie humana. Los utilizamos indiscriminadamente y contra su voluntad, para nuestro consumo alimenticio, producción de ropas y complementos, como probetas en laboratorios, entretenimiento del ser humano y un sinfín de atrocidades.

Basta ya de creencias estúpidas e ideas basadas en la ignorancia. Tienen la misma capacidad de sufrir y sentir dolor que los seres humanos, luego entonces el ser humano no está más evolucionado que los animales. ¿Dónde está mi casa y como llego a ella? En la mirada de un animal en una situación de sufrimiento y pavor se transmite esta misma cuestión que el ser humano siente en las mismas circunstancias.

En una bandeja de carne o pescado de un supermercado antes había un “quien” y no un “que”

En un abrigo de visón antes había un “quien” y no un “que”.

En el elefante de un circo antes había un “quien” y no un “que”.

En un mono en el zoo, antes había un “quien” y no un “que”.

En un toro en una plaza, antes había un “quien” y no un “que”.

Nada justifica un “que” o “para que”.

Todo tiene un “quien” y no un “que”.

Adolfo

Vegan Hope

 

EL SANTUARIO

Un santuario es, en esencia, un lugar donde los animales no humanos viven al margen de la esclavitud a la que son sometidos en la sociedad humana. Es la máxima expresión práctica del movimiento en defensa de los derechos animales.
Un repaso a la historia del movimiento animalista se resume en cuatro puntos básicos (no necesariamente consecutivos) que, además, son comunes a cualquier otro movimiento en defensa de los derechos civiles.
a) Una idea particular de carácter filosófico sobre la Justicia: Bentham, Salt, Singer, Regan, Francione, etc. son los más recientes y relevantes en este sentido. Con sus diferentes matices esenciales o estratégicos reflexionan en torno a un eje común cuyo epicentro son los derechos para los animales no humanos.
b) Un movimiento civil de activistas en defensa de la citada idea. Agrupados en torno a una asociación o colectivo, reivindican la consideración ética de los animales no humanos. En la actualidad, en España, Igualdad Animal, Anima Naturalis, Amnistía Animal, Colectivo Abolicionista Antiespecista, Libera, etc. son ejemplos.
c) Un movimiento político con el fin de materializar la idea desde las propias instituciones del Estado. Se crean partidos políticos sectoriales centrados en la defensa animal. Es el caso del Partido Animalista PACMA en España.
d) En fin, la práctica de la liberación animal. La creación, en un entorno hostil, como es nuestra sociedad, de espacios libres de esclavitud para los animales: Los santuarios.
El santuario cumple tres objetivos fundamentales: Uno, ya citado, crear un espacio libre de esclavitud para las especies no humanas. Otro, nos permite conocer a los animales como individuos, con sus propias personalidades e intereses, minando la frontera cultural que nos hace verlos como meros objetos al servicio de los humanos. Y sobre todo el tercer y más importante: permitir a estas personas no humanas vivir su vida, en paz, lejos del terrible sufrimiento generado por nuestra sociedad.
En España ya tenemos siete santuarios, más los que vendrán:
Santuario Escuela El Hogar de Luci (Madrid).
Wings of Heart (Madrid)
El Valle Encantado (Madrid)
Santuario Gaia (Girona)
Feeling Free (Valencia)
León Vegano Animal Sanctuary (León)
Mino Valley Farm Sanctuary (Galicia)
Proximamente, VeganHope (Zaragoza)
Juan R. Arriaz.
VeganHope

Anuncios

Un pensamiento en “¿Y tú qué opinas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s